La soledad es un riesgo para la sociedad. Se trata de un mal que afecta cada vez más a un mayor número de españoles. En especial a las personas a partir de los 65 años, y que, además, tiene un mayor impacto en los ciudadanos con un menor nivel educativo.

Entre las principales conclusiones alcanzadas por el estudio ‘Soledad y riesgo de aislamiento social en las personas mayores’, elaborado por La Caixa, expone que cuatro de cada diez jubilados se sienten muy solos y la proporción llega a abarcar a la mitad una vez que cumplen los 80 años. Esta soledad tiene repercusiones en la salud, pues las relaciones sociales tienen tanto impacto en la salud física como la presión arterial, el tabaquismo, o incluso en la actividad física de las personas.

Las cifras que reflejan este estudio son alarmantes y por ello proyectos como 4IE son necesarios para disminuir y llegar a evitar la sensación de soledad entre nuestros mayores.