El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el primer ministro portugués, Antonio Costa, firmaron el pasado miércoles, 21 de noviembre, una estrategia ibérica para combatir la despoblación. Lo hicieron en el marco de la XXX Cumbre Hispano-Lusa que se ha celebrado en Valladolid, coincidiendo con el 40 aniversario del Tratado de Amistad entre España y Portugal.

En el encuentro, ambos han abordado uno de los grandes retos a los que se enfrentan España y Portugal, la despoblación y el envejecimiento demográfico, un problema que se acentúa especialmente en la frontera común entre los dos países. Sánchez ha hecho referencia al término de “repoblación”, como un reto que destaca en las zonas próximas a la frontera.

Además, el presidente ha explicado la necesidad de desarrollar un trabajo conjunto de análisis y cooperación, con medidas y propuestas específicas para adoptar una estrategia común de despoblamiento y envejecimiento que arroje conclusiones antes del 30 de abril de 2019. Costa ha afirmado que ambos lados de la frontera sufren estos problemas en aquellas zonas en las que hay una menor dinámica económica y es necesaria una mayor cohesión territorial ante la necesidad de su desarrollo.