El abandono de las zonas rurales es una de las principales fuentes de despoblación que sufre Extremadura. La media indica que el 48% de los municipios españoles tienen una densidad de población inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado y, lo que es más grave aún, el 62% de las localidades pierden habitantes.

Esta despoblación del territorio conlleva también un envejecimiento social, que aísla a nuestros mayores. Por ello, en Proyectos como 4IE trabajamos para el desarrollo de conocimiento sobre el proceso de envejecimiento y del cuidado de ancianos. Además, apoyamos las actividades como los talleres para rejuvenecer la mente, que se han impartido en 11 municipios extremeños. Dirigidos a personas mayores de 65 años en una decena de municipios, con el objetivo de mantener los pueblos vivos y poblados.

La estimulación cognitiva, una alimentación saludable, mantener la psicomotricidad y una buena salud física y psíquica son elementos bases para mejorar la calidad de vida, tanto de nuestros mayores como de nuestra región.