Si bien la vejez es un proceso irreversible que supone una merma en las facultades mentales y físicas, existen alternativas para prolongar notablemente la autosuficiencia. Algunas se deben a la ciencia y otras al factor humano.

El envejecimiento es un proceso multivariado, dinámico y acumulativo. A nivel individual, conlleva un deterioro físico y cognitivo que afecta el desempeño de las personas en sus actividades de la vida diaria. A esto se suma el estado de salud y otras condiciones de índole socioeconómicas en las que los hábitos juegan un papel determinante, más aún quizá que los genéticos.

El desarrollo gerontecnológico implica la integración y participación de diversos actores, dado el alcance que tendrán estas aplicaciones en la vida de las personas. La estrategia a seguir debe tener una dimensión intersectorial que incluya a el ámbito académico, la industria, el gobierno y la sociedad en su conjunto, para favorecer una transformación paulatina del medio ambiente hasta lograr un contexto sociotecnológico y gerontorresponsable. Esto quiere decir que participe y favorezca el diseño de ambientes, productos y servicios para los ancianos, sin importar en qué parte del territorio decidan o tengan que envejecer.

Con ello en mente, en el Instituto Internacional de Investigación e Innovación del Envejecimiento (4IE) organizamos dos cursos de verano. Uno de los cursos será en Évora (Portugal) los días 15 y 16 de julio y el siguiente curso se realizará en Cáceres los días 18 y 19 de julio. Por que sabemos que ahora es el momento de hacer algo para mejorar la vida y la salud de nuestros mayores.