Los profesores e investigadores de la Universidad de Extremadura Lorenzo Mariano Juárez, David Conde Caballero (Facultad de Enfermería y Terapia Ocupacional de Cáceres) y Borja Rivero Jiménez (Escuela Politécnica de Cáceres), recibieron el pasado viernes, 21 de febrero, la máxima distinción de la Asociación Portuguesa de Antropología (APA) en la Categoría mejor Proyecto de Intervención/ Investigación Aplicada.

La Asociación Portuguesa de Antropología (APA), fundada en 1989, tiene entre sus principales objetivos el promover los conocimientos antropológicos y defender el valor de las competencias científicas y profesionales relacionadas con la formación en antropología. La entrega del premio, correspondiente a la convocatoria del año 2019, tuvo lugar en el transcurso de la tercera Conferencia Anual Raúl Iturra / APA celebrada en el Auditorio Óscar Soares Barata del Instituto Superior de Ciências Sociais e Políticas da Universidade de Lisboa (ISCSP-ULisboa).

Lorenzo, David y Borja en el momento de recibir el galardón

El proyecto por el que los investigadores extremeños han resultado ganadores ha sido el denominado “Antropologia aplicada à saúde: desenho e avaliação de um assistente de voz em uma população idosa rural”, el cual fue escogido por mostrar las potencialidades del trabajo de campo etnográfico en la identificación de necesidades sociales y el diseño de soluciones culturalmente adaptadas a los problemas con los que convive la población más mayor de las zonas rurales. ACHO (Assistant on Care and Health Offline), que así se llama el prototipo aún en desarrollo surgido de la investigación, es el resultado de la colaboración interdisciplinar de etnógráfos y profesores e investigadores de Ingeniería Informática, cuyo trabajo se engloba en el proyecto denominado “Instituto Internacional de Investigación e Innovación del Envejecimiento” 4IE (0045-4IE-4-P) financiado por el programa Interreg V-A España-Portugal (POCTEP) 2014-2020. ACHO es un asistente de voz que permite, a través de una app y sin necesidad de estar conectado a Internet, prestar un buen número de servicios de salud del que se pueden beneficiar tanto las personas mayores como sus cuidadores.