Líneas de trabajo

Innovaciones para la salud de los ancianos

Con esta línea se pretende crear las condiciones que permitan el desarrollo de conocimiento sobre el proceso de envejecimiento y del cuidado de ancianos. Para ello se desarrollarán estudios sobre los ancianos en su contexto, que incluyen el estudio de las características del envejecimiento, el estudio de los itinerarios terapéuticos en la población rural, el estudio de la situación nutricional de la población anciana en las zonas rurales y el desarrollo de modelos económicos y financieros para una sociedad envejecida. Estos estudios servirán de base para el desarrollo del resto de líneas de trabajo.

Modelos y procesos de cuidados y políticas públicas

En esta línea se pretende proponer un nuevo modelo de cuidado de ancianos que permita, por una parte adaptar el contexto de vida de los ancianos a las necesidades de un contexto de cuidado de ancianos y, por otra parte, asumir el proceso de cuidado como elemento integrado de todos los cuidadores. Para ello se pretende rediseñar los modelos de cuidados de ancianos actuales teniendo en cuenta el contexto de los mismos y actualizar el modelo de cuidados para que este sea un elemento integrador entre cuidadores y entre los distintos niveles de cuidado.

Validación y desarrollo de soluciones tecnológicas

Esta línea pretende validar y poner en funcionamiento diversas soluciones tecnológicas que posibiliten la aplicación de las innovaciones y los nuevos modelos de cuidados desarrollados en las líneas anteriores. Para ello se trabajará en el desarrollo de ambientes inteligentes para la vida asistida y en el desarrollo de nuevos modelos de interacción entre las personas y las soluciones tecnológicas que tengan en cuenta las características de los ancianos.

Aspectos operativos entre prestadores de cuidados

En esta línea se pretende desarrollar la interoperabilidad transfronteriza entre los prestadores de cuidados. Esto permitirá optimizar los niveles de tratamiento a los ancianos independientemente del país o región en la que se encuentren. Para ello es necesario trabajar en la representación semántica multinacional de la funcionalidad de los ancianos y crear estándares interoperables en niveles de cuidados y entre los distintos países.