El riesgo de despoblación es uno de los problemas más graves que enfrenta Extremadura. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística la región no supera los 26 habitantes por kilómetro cuadrado. Esto da como resultado la existencia de desiertos demográficos en las provincias de Cáceres y Badajoz.

Por ello algunos partidos políticos ya abordan este problema. Tal es el caso de Ciudadanos que plantean la creación de una comisión que aborde el estudio de la despoblación. En 4IE sabemos que se trata de un problema grave. A pesar de no ser noticia de primera plana está cada vez más presente y afecta cada vez más a la sociedad.

Debido a ello, si no se llevan a cabo medidas, Extremadura bajará del millón de habitantes en un plazo de 15 años. Esto nos situaría en unas cifras similares a las de comienzos del siglo XIX.