La idea de computación ubicua, concebida por Weiser en 1991, ha evolucionado hacia un paradigma más general conocido como inteligencia ambiental (AMI) que representa una nueva generación de entornos y sistemas de computación centrados en el usuario. Estas soluciones tienen como objetivo encontrar nuevas formas para obtener una mejor integración de la tecnología de la información en los dispositivos y actividades de la vida cotidiana.

Los entornos AMI están integrados por varios dispositivos computacionales autónomos de la vida moderna que van desde la electrónica de consumo hasta los teléfonos móviles. Recientemente el interés por estos entornos ha aumentado considerablemente. Por ello, la segunda edición de la conferencia UCAml se centra en la “Ambient Intelligence: Sensing, Processing and Using Environmental Information”.

La inteligencia ambiental está ganando cada vez más impulso en el campo de la investigación, aunque todavía no ha alcanzado un nivel de madurez. Por esta razón, científicos e informáticos nos reunimos para abarcar y encontrar soluciones a estos desafíos. Con ese fin, el proyecto 4ie estuvo presente en esta edición del UCAml, presentando un proyecto titulado: “Monitoring food intake in an aging population: a survey on technological solutions”.